Mirando dentro de las embajadas de La Haya: una visión única de los edificios que nunca verías

LA HAYA – Embajadas. Son esos edificios por los que normalmente se pasa caminando o en bicicleta. Hay una bandera en el exterior y, con un poco de conocimiento geográfico, podría identificarla. Por lo demás, las embajadas de La Haya son reductos cerrados, excepto durante la Fiesta de las Embajadas. Durante la visita del viernes 2 de septiembre, podrá echar un vistazo al interior de varias embajadas. Una oportunidad única, porque normalmente estos edificios están cerrados al público. Omroep West pudo ver un adelanto de los festejos en las embajadas de Estonia, Azerbaiyán y Bolivia. Nos invitaron a cantar, bailar y tomar café.

Lo que empezó en 2012 como una pequeña fiesta con siete países participantes se ha convertido en un festival de dos días con varias embajadas que celebran jornadas de puertas abiertas el viernes -y para las que sí hay que comprar una entrada- y varios escenarios y más de cincuenta embajadas participantes el sábado en el Lange Voorhout de La Haya. Este último es accesible de forma gratuita.

Para las embajadas, participar en el festival es una forma de presentar su país al público de forma atractiva. Hemos recibido una cálida acogida en las distintas embajadas. Lámparas de araña majestuosas, espejos en la pared y arte en la pared. Hay similitudes en la decoración de las embajadas.

Aquí puede ver un anticipo de la gira del Festival de la Embajada:

Al mismo tiempo, cada país muestra en gran medida su individualidad. En la Embajada de Azerbaiyán hay muchas alfombras colgadas y tiradas. “Desde 2010, la alfombra de Azerbaiyán forma parte del Patrimonio Inmaterial de la Humanidad en la lista de la UNESCO”, dice Sabine Sadigl, nuestra amable guía. El viernes, mostrará a la gente el edificio de la calle Andries Bickerweg. Habrá aperitivos y bebidas y enseñaré a la gente algunos pasos de baile”.

Cantar, bailar y tomar café

En la Embajada de Estonia, el tema central de este año es el canto. Porque cantar en Estonia es algo más que interpretar una canción en la propia lengua. El país cuenta con innumerables festivales de la canción. El canto nos recuerda la revolución de las canciones, con la que los Estados bálticos recuperamos nuestra independencia de la Unión Soviética al final de la Guerra Fría”, explica Marje Pihlak, de la Embajada de Estonia.

Antes de que Estonia se independizara de la Unión Soviética en 1991, estaba prohibido cantar en estonio. Un mandamiento que provocó mucha resistencia y mucho canto estonio. En el jardín de la embajada, tres señoras con trajes tradicionales interpretan una canción estonia.

El embajador boliviano promete mostrar un ritual especial con hojas de coca durante la jornada de puertas abiertas. Es una ceremonia para la Pachamama o Madre Tierra. El arbusto de coca es considerado una planta sagrada por muchos bolivianos y se denomina “patrimonio cultural” en la Constitución de 2009. Además, en la plaza Nassau se sirve café, por supuesto de Bolivia.

Especialidades locales

Si no ha conseguido una entrada para la visita del viernes, el sábado podrá pasearse por más de cincuenta puestos de las embajadas. Puedes ir de Palestina a Chile en un solo paso. Se va de puesto en puesto y se pueden degustar especialidades locales, como el cozonaci rumano, el biko filipino, el dolma azerbaiyano, el bánh mì vietnamita, el khachapuri georgiano y el kürbiskernöl austriaco.

En algunos de los puestos, los embajadores en persona venden con entusiasmo los aperitivos y las bebidas. El festival es también muy popular entre los expatriados que vienen de todo el país a La Haya para esta reunión.

Vea el programa completo del Festival de la Embajada aquí: https://embassyfestival.com/programme/

 

Fuente: https://www.omroepwest.nl/nieuws/4617168/binnenkijken-bij-ambassades-in-den-haag-uniek-kijkje-in-gebouwen-waar-je-nooit-komt

 

Read More